¡Empieza tu negocio online con el pie derecho!

Emprender no es un tarea fácil y ser emprendedor implica una serie de responsabilidades, tiempo y compromisos, sin embargo, cuando tomas la decisión de hacerlo, más allá de las responsabilidades que debes asumir, se trata de libertad, de cumplir tus sueños, de tener la tan anhelada independencia financiera, de reinventarte y sobre todo de tu crecimiento personal. 

Si te encuentras leyendo este artículo es probable que ya tengas más clara tu idea de negocio y estés iniciando con tu proyecto, lo primero que tenemos para decirte es que has tomado la decisión correcta iniciando con un negocio online. Estar en internet es asegurar que tu negocio va a tener mayor visibilidad, vas a llegar a más clientes, tienes un negocio abierto al público permanentemente, no tienes limitaciones geográficas, reduces gastos, aumentas la productividad, mejoras el control de tu negocio y sin duda, aumentas tus ventas.

Todo esto se lee y se oye de maravilla, pero no basta con solo estar en internet, para hacerlo de la manera correcta, debes asesorarte, conocer muy bien tu negocio, a quién quieres venderle y sobre todo, tener mucha paciencia.

Si estás dispuesto a empezar con el pie derecho, éstas son nuestras recomendaciones:

  1. Fija tus objetivos de negocio

Establecer objetivos claros para tu negocio, te ayudan a encaminar las acciones, definir un plan de trabajo y tener siempre la idea clara de a dónde quieres llegar.
Cuando establezcas tus objetivos debes tener en cuenta que sean realistas, alcanzables, medibles y que tengan un tiempo establecido para su cumplimiento.

2. Ten claros los productos y servicios que vas a promocionar y a qué mercado quieres llegar

A muchos nos pasa que iniciamos vendiendo de todo un poco y queremos vender todo al mismo tiempo, sin embargo, es muy importante que determines cuáles son esos productos que se venden con mayor facilidad y te dejan mayor rentabilidad. Cada vez que tengas una idea sobre qué productos y/o servicios ofrecer, intenta responderte esta pregunta ¿Por qué mi cliente pagaría por mi producto o servicio? Si tienes una respuesta convincente y estás satisfecho con ella, seguramente tu negocio tendrá más posibilidades de tener éxito.

Hoy en día, muchos de los productos que presentan una mayor demanda en internet surgieron de la idea de solucionar problemas que encontraban los consumidores, presta mucha atención a esas necesidades comunes, integra y desarrolla productos que tengan ventajas competitivas.

  1. Aprende de redes sociales

Como sabes, las redes sociales son el canal perfecto para afianzar las relaciones con los clientes y para promocionar tu negocio, es allí, donde existen las conversaciones y es donde nuestros potenciales y actuales clientes están compartiendo sus experiencias.
Al principio puede consumirte mucho tiempo, pero una vez identifiques el tipo de contenido que les interesa a tus clientes, puedes buscar herramientas de automatización que te ayuden optimizar tu gestión. ¿Ya conoces Peiky?


 Recuerda que si abres un canal de comunicación directo, como las redes sociales, deberás estar muy pendiente de las interacciones y mensajes que recibas desde allí, los usuarios generalmente esperan que las respuestas sean inmediatas o por lo menos más oportunas que en otros medios.

  1. ¡Cuando se trata de vender, todo entra por los ojos!

Cuando vayas a publicar contenidos en tus redes sociales, selecciona muy bien los tonos y filtros de cada una de tus fotos para que se vean increíbles, busca encuadres adecuados, buena iluminación y escoge muy bien el fondo.

Recuerda que los clientes siempre se sentirán atraídos por una imagen antes de que lean el texto que la describe, así que asegúrate de que la foto venda por sí sola.

  1. Invierte en publicidad

Invertir en publicidad digital, es muy importante para tu negocio ya que te ayuda a alcanzar más rápido tus objetivos y a obtener los siguientes beneficios:

Disponibilidad y visibilidad: está disponible las 24 horas los 7 días de la semana y puede ser tan amplia o segmentada como prefieras.

Reducción de presupuesto: una campaña de publicidad digital se puede realizar sin una gran inversión.

Múltiples formatos: en la publicidad digital se pueden utilizar gran cantidad de formatos que se adaptan a todos los dispositivos, puedes usar desde vídeos, gifs, post estáticos, banners, etc.

Optimización diaria: Puedes hacer las optimizaciones que quieras en tiempo real, ajustar la segmentación, presupuesto, formatos, hacer pruebas y  analizar los resultados obtenidos para que puedas tomar decisiones acertadas.

Esperamos que este artículo te haya ayudado, todavía estás a tiempo de poner en práctica estos consejos, disfruta de tu negocio y te deseamos muchos éxitos.