Si vendes ropa y calzado, haz parte de la cultura Slow Fashion

Las tendencias de consumo están cambiando en todo el mundo y poco a poco, los compradores se van inclinando por alternativas más ecológicas y responsables. Las personas están comprando conscientemente y los mercados están empezando a entenderlo.

En la industria textil pasan cosas bien particulares:

De un tiempo para acá, la dinámica de venta de ropa y calzado empezó a acelerarse desmedidamente porque las marcas necesitan alinearse a las tendencias de la moda.

El consumo de este mercado se acelera de la misma forma, la calidad se ve comprometida por la alta producción y las personas deben comprar cada vez más seguido. Incluso, algunas prendas de vestir solo alcanzan a tener un máximo de 7 posturas de vida útil.

Pese al volumen de fabricación que necesita una industria como esta, el recurso humano que se dedica a ello, ha sufrido condiciones de trabajo injustas y explotadoras.

Así como se produce y como se consume en este mercado, también se desecha y por eso, la ropa y el calzado se convirtió en una de las industrias más contaminantes del planeta.

Los consumidores son cada vez más conscientes de estos problemas, por eso se viene impulsando un movimiento de consumo responsable que busca un proceso más justo con el planeta y con las personas a la hora de vestirse.

 

Se trata del Slow Fashion, la nueva tendencia que pretende frenar los problemas que deja la producción masiva y desbordada de ropa y calzado.

Slow Fashion

¿Nuevas oportunidades para los vendedores? ¡Claro que sí!

Pensemos que estos consumidores que compran responsablemente ropa y calzado, lo hacen bajo algunos “mandamientos” del Slow Fashion:

1)    Apoyar a la fábrica local

2)    Comprar por calidad y no por cantidad

3)    Defender el diseño independiente

4)    Fomentar el recliclado de prendas

5)    Elegir ropa de segunda mano o vintage

6)    Donar tus prendas

 

¡Aprovecha estos datos y empieza a agregarle valor a tu oferta!

  • Dale una segunda mirada a tu catálogo.

Seguramente tus prendas puedan modificarse cuando hayan cumplido su vida útil. Tienes que repensar la prenda para darle vida a una nueva y así convertir tus productos en la mejor opción a la hora de reciclar ropa.

¡Aquí va un ejemplo! 

  • Investiga sobre los productos que tienes en stock y saca a relucir los materiales ecoamigables de que están hechos. Cuando comuníques lo que tienes en tu catálago dale relevancia a la sostenibilidad.

 

  • La calidad está por encima de todo. Si tus prendas son duraderas entonces reduces la cantidad de ropa que desecha la gente para vestirse.

 

  • ¡Que tu negocio gane reputación!. Entre más calidad ofrezcas, más gente va a acudir a tiendas como la tuya para conseguir ropa o calzado responsable.

Estas son algunas marcas que han aprovechado esta tendencia para construir un negocio sostenible. 

Las tendencias son nuevas oportunidades para tu negocio

¡Aprovéchalas!



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *